8 feb. 2009

Sexualidad en la mente humana.

Observen bien este dibujo.
¿Distinguen algo en él?
Seguramente lo que vean sea una pareja en un acto pasional,impregnado en la vasija.

Ahora prueben a hacer un experimento. Muestren esta imagen a su hijito, hermanito,
sobrinito o a cualquier niño menor de 12 años y pregúntenle qué es lo que vé.
Él os contestará que ve muchos delfines.
La conclusión de todo esto es que los niños de corta edad no tienen asociada en su mente ésta información, es decir la del sexo, no pudiendo así apreciar ni diferenciar éste acto carnal.
Pero lo mas curioso es que no sólo le pasa ésto a los niños sino que muchos adultos no consiguen distinguir los nueve delfines que componen esta imagen, aferrándose a la mentalidad adulta, siempre en busca de relaciones sentimentales y sexo.

Posdata: Si después de darle vueltas y vueltas a la imagen, todavía no encuentra los delfines, eso significa que ya no es tan niño y muchos le dirán: "Estás más salido que el pico de la plancha", "Tienes las hormonas a 100",...
Para encontrarlos basta con centrarse en las partes oscuras que rodean la pareja.

"Por una sociedad sexualmente activa" Cesarezz

4 feb. 2009

Letra Cuarto Movimiento:La realidad (Extremoduro)


Agazapado espero como un alacran,
bajo las piedras escondido.
Porque a la vida era lo único que le da sentido.

Acostumbrado a escapar de la realidad,
perdí el sentido del camino,
y envejecí cien años mas de tanto andar
perdido.
Y me busco en la memoria el rincón
donde perdí la razon,
y la encuentro donde se me perdió
cuando dijiste que no.

Hice un barquito de papel para irte a ver,
se hundió por culpa del rocío.
No me preguntes cómo vamos a cruzar el río.

Y rebusco en la memoria el rincón
donde perdí la razon,
y la encuentro donde se me perdió
cuando dijiste que no.

Sin ser, me vuelvo duro como una roca
si no puedo acercarme ni oír
los versos que me dicta esa boca.
Y ahora que ya no hay nada, ni dar
la parte de dar que a mí me toca,
por eso no he dejado de andar.

Buscando mi destino,
viviendo en diferido
sin ser, ni oír, ni dar.
Y a cobro revertido
quisiera hablar contigo,
y así sintonizar.

Para contarte
que quisiera ser un perro y olisquearte.
Vivir como animal que no se altera
tumbado al sol lamiéndose la breva.
Sin la necesidad de preguntarse
si vengativos dioses nos condenarán.
Si por Tutatis
el cielo sobre nuestras cabezas caerá.

Buscando mi destino,
viviendo en diferido
sin ser, ni oír, ni dar.
Y a cobro revertido
quisiera hablar contigo,
y así sintonizar.

La Ley Innata (Extremoduro)