23 nov. 2011

Mentes inquietas (I): Superstición de la paloma



Las respuestas de las palomas condicionadas por el hecho de abrirse la trampilla fueron sorprendentes. Cada una reaccionó de una manera propia y única: una de las palomas aprendió a dar vueltas en sentido contrario a las agujas del reloj alrededor de la caja; otra paloma pegaba su cabeza a una de las esquinas superiores de un modo muy característico; un tercer sujeto desarrolló la respuesta de sacudir la cabeza.